lunes, 29 de abril de 2013

Astrología en Jung, cuatro datos


La importancia religiosa de la Astrología fue elevada al máximo rango por el historiador de religiones Charles François Dupuis (1742-1809) en su "Origine de tous les cultes, ou Religion universelle" (1794), donde entre otras cosas afirma:"La opinión que han compartido todos los pueblos, que la causa de todo lo que ocurre nace y crece aquí abajo, está en los astros." Así que no es de extrañar que su obra fuese rápidamente objeto de descalificaciones por parte de diversos apologistas cristianos. Y todavía hoy tiene sus seguidores y detractores cada bando.


La Astrología atrajo el interés del psicólogo Carl Gustav Jung, el creador de conceptos como el del inconsciente colectivo en el que los arquetipos psicoideos se expresan mediante imágenes arquetípicas. Para Jung un concepto fundamental es el de proyección psíquica, una función del ámbito insconsciente del psiquismo que puede equipararse, en cierto grado, al hindú de "Maya", por el que la consciencia (ámbito donde el ego es consciente de los objetos y de su mundo interior) percibe-siente-interpreta lo que parece provenir de lo que los sentidos sensoriales captan y que su mente consciencia como si existieran realmente de ese modo concreto en que lo percibe-siente-interpreta, cuando resulta que está impregnado-impresionado por los arquetipos de ese inconsciente no-individual. Y cuando ello acontece y la psique se emociona mucho, suelen darse lo que Jung calificaba como "sincronicidades" entre lo externo y lo interno, entre el objeto y el alma psíquica.

Pues bien, para Jung, “el cielo estrellado es el libro abierto de las proyecciones cósmicas, el reflejo de las mitologías y los arquetipos. En este modo de ver se dan la mano la astrología y la alquimia, las dos antiguas representantes de la psicología del inconsciente colectivo.” Así que Jung se encuentra en el polo opuesto del concepto que Dupuis tenía sobre la Astrología. Para Jung, los buenos astrólogos son sujetos pasivos de proyecciones psíquicas de origen arquetípico cuando miran e interpretan "el cielo estrellado" y además trasladan allí concepciones míticas y religiosas de su ámbito cutural-religioso. Podríamos decir, por consiguiente, que el psiquismo del astrólogo queda fecundado por la Imaginación Matricial Creadora, dicho en otros términos más queridos por un servidor (véase mi libro "Perdidos en el Mundo Imaginal").

Nota: este texto forma parte de mi ensayo: "La Astrología y su relación con la Iniciación, la Religión y la Psicología".  No he querido explayarme sobre el experimento astrológico realizado por Jung vinculado a la sinastria y a las sincronicidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada