sábado, 27 de noviembre de 2010

Imaginación Activa Creadora en Jung -2-


Leamos a Jung:

- "La fantasía activa no se trata necesariamente de un estado psíquico de disociación, sino más bien de una participación positiva de la conciencia. Así como la forma pasiva de la fantasía no es raro que evidencie el cuño de lo patológico o de lo anormal por lo menos, la forma activa suele ser una de las supremas actividades del espíritu humano, pues en ella confluyen la personalidad consciente e inconsciente del sujeto en un común y unificador producto... Mediante la Imaginación Activa nos hallamos en situación de poder descubrir los arquetipos" ("Tipos Psicológicos").

- "El dejar ocurrir, el hacer en el no-hacer, el "dejarse" de Meister Eckart, me sirvieron de llave con la que logré abrir la puerta del Camino: Hay que dejar que las cosas sucedan psíquicamente... Consiste sola y únicamente en que, en primer lugar y por una vez, sea observado objetivamente un fragmento de fantasía en su desarrollo... Si se logra vencer la dificultad del comienzo, de inmediato surge, sin embargo, la crítica, e intenta interpretar, clasificar, hacer  estético o desvalorizar el trozo de fantasía. La tentación de colaborar es casi invencible. Después de una acabada observación fiel, se puede aflojar tranquilamente las riendas a la impaciencia de la conciencia, e incluso se lo debe hacer pues de lo contrario surgen resistencias obstructivas...También son individualmente diversos los caminos de la obtención de las fantasías. Muchos tienen la mayor facilidad para escribirlas, otros las visualizan, y aun otros las dibujan o pintan, con o sin visualización. En el espasmo de conciencia de alto grado, a menudo sólo pueden fantasear las manos; modelan o dibujan formas que con frecuencia son totalmente extrañas a la conciencia. Estos ejercicios deben ser continuados hasta que desaparece el espasmo de la conciencia, hasta que, en otras palabras, se pueda dejar acontecer, lo que es el objetivo más inmediato del ejercicio. Es así creada una actitud nueva, que acepta también lo irracional e inconcebible, simplemente porque es lo que está aconteciendo..." ("El secreto de la Flor de Oro", Paidós).


- "La continuada concienciación de las fantasías (que sin ella quedarían inconscientes) con participación activa en lo que sucede en la fantasía, tiene la consecuencia de que primero se amplía la consciencia, convirtiéndose en conscientes innumerables contenidos inconscientes; en segundo lugar, se destruye poco a poco la dominante influencia del inconsciente, y en tercer lugar se verifica una transformación de la personalidad... Haciendo conscientes y viviendo las fantasías se asimilan a la consciencia las funciones inconscientes e inferiores, proceso que desde luego no transcurre sin un profundo efecto sobre la orientación de la consciencia... se verifica un cambio esencial. Esta modificación, que se consigue mediante el enfrentamiento con el inconsciente, la he calificado de Función Trascendente..." ("El Yo y el Inconsciente").

- "El credo científico de nuestros días ha desarrollado una fobia supersticiosa ante la fantasía. Pero lo que actúa es real y las fantasías del inconsciente actúan, no cabe dudarlo...Tras el velo de las imágenes fantásticas un algo está obrando, démosle un nombre bueno o malo. Es una cosa real, por cuya razón sus exteriorizaciones vitales han de ser tomadas en serio. Pero primero se ha de vencer la tendencia a “concretizar", o sea que, al acercarse al problema de la interpretación, las fantasías las fantasías no deben tomarse al pie de la letra. Mientras estemos viviendo la fantasía, desde luego la hemos de considerar al pie de la letra, y nunca será suficiente. Pero luego, cuando queramos entenderla, no hemos de confundir la apariencia, o sea la imagen de la fantasía, con lo que actúa detrás de ella. La apariencia no es la cosa misma, sólo es una expresión" ("El yo y el inconsciente").

En la Imaginación Activa intervienen todas las funciones psíquicas principales: sentir, pensar, percibir e intuir. Ahora bien, no hay que dejarse llevar por las emociones. Por otro lado, no hay que considerar en ningún momento que la plasticidad que le estamos dando a la Imaginación Activa es una obra artística, sino que es algo mucho más serio y trascendental. Los complejos y arquetipos se personifican al adoptar una imagen simbólica humana, teriomórfica o de otro tipo, y de esta manera tienden a objetivizarse y de ese modo permiten que, en el análisis posterior, el ego pueda ir diferenciándolos y diferenciarse a sí mismo respecto a los complejos y arquetipos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada